¡¡¡¡¡¡¡Chi Chi Chi le le le Viva Chile!!!!!!
18 julio, 2013

Por: Jorge Mario Ceballos Naranjo – Tigre Blanco, y Juan Diego Escobar – Buho con alma de Tigre 

Después de haber pasado unos días en Perú, logramos pasar la frontera de Chile donde casi nos devuelven por no tener 800 dólares en efectivo, a la final nos dejaron seguir por obra y gracia del uniforme Scout…

 

 

La primera ciudad que visitamos fue la ciudad de Arica donde nos recibio nuestro amigo y scout Roberto Parra, que nos dio un recorrido por toda la ciudad, conocimos lobos marinos, fuimos al museo de la guerra del Pacífico, en la noche nos trasladamos a la ciudad de Antofagasta, la ciudad minera de Chile, donde comimos por primera vez Cazuela de Mariscos, nos encontramos con un compañero del movimiento estudiantil con el que debatimos sobre los problemas de la educación en Colombia y en Chile, muy similares por cierto.
Al día siguiente llegamos a la Serena donde nos recibieron 9 perros y perras que nos acompañaron por toda la ciudad hasta que los sapiamos con la alcaldía porque nos estaban metiendo en problemas con otros perros que no eran de nuestra jauría.

En la ciudad de Santiago nos esperaba nuestra amiga de las Guías y Scouts de Chile, Daniela Vásquez que nos recibió en su casa por 5 días. En los que recorrimos el centro de Santiago, intentamos conocer mucho sobre la historia del Presidente Salvador Allende y la dictadura posterior de Pinochet, donde ocurrieron graves violaciones a los derechos humanos y aplazaron la esperanza de un mejor Chile; gracias a esto nos dimos cuenta que la historia del pueblo chileno es la historia de los pueblos de América donde las fronteras son las cicatrices que dejaron los que durante siglos se han repartido el continente, por eso es preciso seguir construyendo como en el movimiento Scout un mundo mejor donde no haya miseria, pobreza ni explotación .

En Santiago también estuvimos en el zoológico, donde nos transportaron a África y solo tenían animales que pudieran tener en óptimas condiciones, nos impresionó de Santiago la arquitectura, el orden del sistema de transporte, el terremoto (trago típico) que nos dio Daniela. Asistimos a la reunión de tres Grupos Scouts diferentes de las guías y Scouts de Chile.
Después de dejar Santiago estuvimos en Puerto Valdivia, conocimos un Submarino, recorrimos las frías calles de la ciudad y las murallas que protegieron la ciudad de una invasión inglesa en tiempos de la Colonia. Al final de Chile pagamos nuestro primer hotel en la ciudad de Osorno, un pueblo fronterizo en el que pasamos la noche antes de cruzar la frontera hasta Argentina…

Muchas Gracias a Roberto y en especial a Daniela (y pareja) y su familia que nos recibieron en su casa, y nos dejaron hacer parte de su familia y sentirnos más chilenos que nunca.