Después de todo, llegamos al Báltico.
1 agosto, 2011

Por Laura Jiménez  

Esta es la nota final del tour, después de la larga espera en la frontera de Rusia, pudimos llegar a San Petersburgo, la ciudad es hermosa, grande y bastante iluminada. En dos días pudimos recuperar el tiempo que habíamos perdido en la frontera y en la noche del 20 de Julio salimos para Helsinki en Finlandia, allá acampamos en un lugar con un lago muy lindo, el agua era fría, mucho más fría que la de Manizales a las 6 de la mañana, evidentemente yo sufrí. Esa noche fue la fiesta de independencia, teníamos que ir de vestidito para bailar canciones de la cantina de la esquina y sentirnos por 3 horas como pueblerinos en feria. Para ir a dormir, la jefatura nos dio una muy buena noticia, tal vez la mejor para muchos de la delegación, para llegar hasta Estocolmo íbamos a dejar a las Julias; nombre con el que quisimos bautizar a los buses del tour, por un crucero en el que estaríamos 16 horas, ese tiempo fue perfecto para descansar, bailar la macarena en la discoteca del barco, comer delicioso, entre muchas otras cosas. Llegando a Estocolmo fuimos a parques y a un coliseo para dormir, por fin estábamos en el Báltico, cada vez estabamos más cerca del Jamboree.

Después de 2 días llegamos a Copenhague, ahí la delegación nos dejó en el aeropuerto para quedarnos a la espera de las instrucciones del staff del EIS del Jamboree y poder entrar 2 días antes que los participantes y tener preparadas nuestras labores.

Todo lo que pasó en Copenhague y en la llegada al Jamboree serán historias de otras notas, que esperamos llegarán a tiempo pues en el campamento hay internet permanente, de antemano queremos disculparnos por lo demoradas que han sido las notas pero durante todo el tour fue complicado conseguir internet y tener el computador a la mano para poder actualizarnos.