El único restaurante Polaco
28 julio, 2011

Por: Laura Jiménez

Salimos de Berlín muy temprano en la mañana del viernes para poder llegar hasta Vilnius, pero antes de llegar a Lituania, estábamos ansiosos de disfrutar de un típico almuerzo polaco.

El bus arrancó, nosotros como es costumbre dormimos desde antes de que el bus empezara su ruta, nos despertamos, nos volvimos a dormir y al cabo de 12 horas pudimos llegar a Varsovia con un hambre innombrable y con una nueva noticia: La moneda local es diferente al Euro y antes de comer había que buscar una casa de cambio, al final cuando teníamos el dinero, concluimos que almorzar en restaurantes Polacos de dudosa procedencia era una gran aventura y para el hambre que teníamos era mejor ir a algo seguro, por esa razón terminamos en un lugar que ya conocemos bastante bien: McDonald’s!. Lo único bueno de ese McRobo fue la libre conexión a internet para poder desatrazarnos en el envío de las notas. Finalmente y después 23 horas de un muy largo y agotador trayecto llegamos a Vilnius, a un colegio Jesuita en el centro histórico de la ciudad capital.

El archivo XML no existe