Despierta Tu Espíritu: Regreso Al Valle De Los Pirsas
2 abril, 2015

Desde hace mas de una año cuando el Grupo IV Pirsas se preparaba para celebrar sus primeros 70 años se fijo como meta el acercarse a esas comunidades indígenas de quien en su momento tomamos no solo los nombres, si no también parte de su mística y tradiciones (Aunque lo habíamos olvidado).

Hace un año durante nuestro campamento en Quinchía coronamos el Cerro Batero (Caramba o Pico del Aguila en lengua Pirsa) y desde ahí comenzó el viaje que nos llevaría al Valle de los Pirsas.

La Armonización

Nuestra Jornada comenzó el viernes 27 de Marzo cuando después de despedirnos de nuestras familias iniciamos el viaje al municipio de Riosucio, llegamos en la noche y no hubo tiempo para mas que armar el campamento. Nos esperaba una larga jornada el sábado. Nos despertamos a las 5:00 AM ( Las Panteras desde las 4:00 AM 🙁 ) y luego de alistarnos nos dirigimos a la Plaza de la Candelaria en donde los diferentes cabildos indígenas de Riosucio habían preparado un tradicional “Trueque indígena”, ellos intercambian semillas y alimentos producidos por la comunidad; nos contaron la importancia que le da su cultura a los alimentos producidos de manera natural y a la independencia alimentaria. Para ellos fue muy especial que un Grupo Scout los visitara y que ademas llevara uno de sus nombres, nos invitaron a hacer una “Armonizacion” donde en una cadena de energía nos pusimos en contacto con la Madre Tierra para dar gracias por todo lo que ella nos brinda.

Luego emprendimos el durisimo viaje hasta el Valle de los Pirsas, una tierra dura y calurosa. El recorrido de mas de 15 km nos llevo hasta su antiguo cementerio, en donde por tradición los muertos no son desenterrados por lo que algunas de sus tumbas superan los 140 años. Alli el Cerro Batero se despejo y bajo su imponente presencia fue el momento de realizar nuestra mas importante ceremonia, Mariana Vallejo de la Patrulla Panteras fue quien tuvo el increíble honor de entonar su Promesa Scout en tan importante lugar, la emoción de todos estaba al tope, por lo que hicimos un muy sentido grito de Grupo.

El viaje continuo hasta la “Piedra Errada” sitio donde los Pirsas en petroglifos hicieron sus representaciones del universo, De regreso visitamos la finca de Don Carlos Delgado donde el nos ofreció un muy necesitado vaso de aguapanela con limón helado, luego el y su vecino Julian Grisales nos contaron muchísimas cosas sobre la Familia Umbra, su idioma y de como los pueblos indígenas de la región pertenecen a ella. La noche termino en el campamento con una hermosa serenata de música del pacifico.

El Buen Hijo Vuelve a Casa

Por: Laura Jiménez

Al día siguiente, subimos al cerro Ingrumá (Piedra Dura en lengua Turzaga), para contemplar la bonita flora y fauna de la montaña que vigila a todos los riosuceños, además de la bonita vista que tuvimos al final como recompensa de la caminata. Cuando volvimos al lugar de campamento, conocimos acerca de la técnica y toda la creatividad que deben tener los artistas del carnaval para realizar las máscaras de los desfiles. Nosotros, también fuimos artistas por unas horas y entre todos hicimos máscaras de yeso. Con colbón en los ojos, yeso en la boca y manos pegotudas, terminamos unos lindos recordatorios.

El día iba acabando y sin embargo, faltaba una de las ceremonias más importantes para la vida de cualquier Scout. Había llegado el momento en el que tres de nuestros Rover, hacían su partida. Victoria, Juan Diego y Jorge Mario, que estuvieron en el Clan durante muchos años, llegaban al final del Juego en el que con una sentida despedida, decidieron elegir una vida en la que estarán siempre Listos Para Servir, devolviéndole al Grupo todos estos años en los que soportaron todo, desde las rabietas, las bromas y las imprudencias; hasta la colaboración continua, las ganas imparables de soñar y los lazos de hermandad construídos.  Esa noche estuvo con nosotros el Grupo 20 Cortapalos de Ríosucio junto con Rodrigo Díaz, uno de los refundadores de nuestro Grupo, quien hizo la noche aún más especial con todas las historias que pocos de nosotros conocíamos de hace ya varios años. Para finalizar, tuvimos una noche de cuentería y canciones.

El campamento estaba muy próximo a acabar, no sin antes, recorrer las calles de Ríosucio y conocer un poco más de su cultura actual, de su gente y sus costumbres.

No queda más que agradecer a la dirigencia por tan buena planeación de este evento, además a los padres de cada uno de los niños y jóvenes que creen en el Grupo y que permitieron que la celebración de los 70 años de esta familia se hiciera de la mejor manera y nos dejara los mejores recuerdos. También muchas gracias a las familias que nos acompañaron en la partida de los tres nuevos dirigentes y a ellos por dejar un legado muy importante en el Clan que ahora no para de soñar con “una meta que nos planteamos en el horizonte”. De manera personal, me alegra mucho saber que aunque pase el tiempo y ya no sea posible estar juntos cada ocho días como era habitual, la unión no se acaba y por el contrario, cada día se hace más fuerte ese sentimiento de familia que se reconoce al llegar y saludar con un abrazo.

  • magdalia

    creo todo el recorrido según las fotos fue muy maravilloso deja muchas enseñanzas paro todos los viajeros felicitaciones