Abdalá bin Abdelaziz, El Rey Scout
23 enero, 2015

Por César Ibarra – Jefe Scout Regional de Nariño

El 23 de enero murió el Rey de Arabia, Abdalá bin Abdelziz al-Saud, quien había nacido el 1 de agosto de 1924 y quien gobernó con mano fuerte su reino, poderoso y riquísimo productor de petróleo. El Rey estaba catalogado como uno de los hombres más ricos del mundo.

Recibió el reino en el año 2005, heredando la corona de su medio hermano Fahd. Como es costumbre en los árabes, era uno de los 37 hijos de Ibn Saud y tuvo 16 hijos con sus 11 esposas.

El Rey era un hombre muy conservador y mantuvo un férreo control sobre todo su país, dominado por la aplicación estricta del Corán. Fue particularmente duro en las prohibiciones relacionadas con el papel de la mujer en una sociedad como la saudita, en la que incluso se les prohíbe conducir vehículos aunque había permitido que pudieran llegar al parlamento. Siempre fue un aliado estratégico de los intereses estadounidenses en el Medio Oriente.

El Rey era el Presidente de la Asociación de Scouts de Arabia Saudita y gran patrocinador del Movimiento Scout en su reino, Abdalá, descubrió el papel que podrían desempeñar los scouts en la promoción del diálogo intercultural y religioso y no dudó en patrocinar el Programa Mensajeros de Paz. “Ustedes están llevando un permanente mensaje de paz y el mundo está necesitado de amor en su lucha contra el mal”, dijo a un grupo de dirigentes scouts en la 23 Conferencia Scout Arabe en el año 2001. “He sido scout al igual que mis hijos”, les dijo emocionado y los invitó a “trabajar para ayudar a que los jóvenes hagan sus mejores esfuerzos en medio de un momento tan dramático como el actual”.

En el año 2011, el Rey Carlos Gustavo de Suecia, Presidente de Honor del Fondo Scout Mundial, impuso el Lobo de Bronce al Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, título que ostenta el Rey de Arabia. Dicha condecoración es el máximo reconocimiento que otorga el Movimiento Scout Mundial y se reserva a quienes hayan hecho grandes contribuciones al desarrollo de las ideas de Baden Powell.

Sin hacer a un lado polémicas políticas relacionadas con el respeto a los derechos humanos, especialmente los de las mujeres, no podremos olvidar nunca la contribución del Rey Abdalá en la construcción de un mundo mejor.