¿El Clan IV Tibayes fue a Cali a participar en el JamValle o a darse cuenta que no sabe bailar?
22 octubre, 2013

Por: Laura Jiménez, Avril Escobar, Catalina Gonzalez, Juan Diego Escobar y Jose Manuel Varela.

El Clan, representado por 4 Rovers y un dirigente se fue para Cali a participar en el JamValle 2013, o eso creíamos hasta la noche de la clausura en la que hubo una fiesta, en donde todos los participantes sacaron a relucir sus habilidades para bailar salsa, momento en el que nosotros nos miramos asombrados y dijimos, “nuestro talento es otro, si tuviéramos ron aquí los dejaríamos sentados” pero como ese no fue el propósito de nuestro viaje, podemos sacar como conclusión que trabajamos muy bien como equipo, sin embargo tenemos que dejar de trabajar bajo la improvisación.

El viernes antes de llegar al evento, nos fuimos para un centro comercial a vernos el partido Colombia-Chile, después de la euforia llegamos a Comfandi Pance, la sede del campamento y cuando se acabó la inauguración, inició el programa para los Rovers, que consistía en llegar hasta Suarez, Cauca para el desarrollo de las actividades.

El primer día, fuimos al embalse de Salvajina para construir una balsa; en nuestro concepto fue la mejor actividad del programa, no sólo por la balsa tan linda que hicimos sino también porque para nosotros no es común realizar este tipo de cosas. Cuando se acabó la actividad nos dimos cuenta del buen trabajo en equipo que habíamos hecho, no sólo logramos sacar a flote la balsa, también toda nuestra creatividad y fuerza para amarrar. Recordamos toda la técnica Scout que tanto ignoramos en la construcción de la bautizada “Monstruo Sal Vagina”.

El día siguiente después de acantonar en la escuela de Suarez por segunda noche, salimos de caminata para seguir haciendo uso de la olvidada técnica Scout, la caminata incluía bajar en cuerdas por una roca, tirarse en canopy y luego caer al río, hacer una camilla para llevar a un enfermo, hasta finalmente llegar al lugar del campamento.

Cuando volvimos a llegar a Comfandi fue la clausura y después de ella, el momento crucial para todos, el momento en el que descubrimos que somos pésimos bailarines. Como con esa parte iniciamos la nota, ya saben de qué manera acabamos.

Al otro día, salimos en la mañana para hacer un corto plan turístico por Cali, nuestra primera parada fue en el parque principal de Jamundí para desayunar saludablemente con un  Cholado, después fuimos al centro para caminar por el bulevar cultural de la ciudad, hicimos una parada para comer “pandebono” en la tierra del “pandebono” (La panadería se llamaba: “La Quinta con Quinta”, más caleño pa dosnde), hasta llegar a nuestra última parada, la más aburrida de todas, el terminal de transportes en donde Juan Diego y Cata comenzaron el regreso a Bogotá.

Agradecemos a todo el equipo de programa del JamValle 2013, será hasta la próxima en donde podamos bailar salsa en la tierra de la salsa.