3er Encuentro Mundial de Escultismo y Acciones Humanitarias:Explorando nuevas culturas, trabajando por grandes ideales
11 Septiembre, 2010

Por Juan Pablo Gutierrez Alzate

La colombianidad es una cualidad que nos diferencia de todo otro ser humano en la tierra. Nuestro entusiasmo, nuestro carisma, nuestra calidez son naturales en nosotros, están inscritos en nuestra idiosincrasia. Todo esto lo constaté, cuando por fin llegué a los Emiratos Árabes Unidos que por una semana fue mi hogar y el sitio de encuentro de 160 Scouts, representantes de 98 naciones.

Para llegar a esta nación árabe, tuve que poner a prueba otra cualidad del colombiano y del Scout: La Tenacidad.

Tras muchas dificultades para viajar, por distintas situaciones con la Visa Americana y luego con la Visa Europea, como una muestra de que además ser colombiano en el exterior es tener un estigma de Narcotraficante. Aún y lamentablemente, somos considerados un narco-país, al servicio del hampa, por lo que nuestra presencia en el exterior no siempre es bienvenida y nuestro deber es ser Embajadores de una mejor imagen.

Por fin llegué a los Emiratos Árabes, solamente el Aeropuerto Internacional de Dubai es una muestra de la riqueza cultural, histórica, religiosa y en especial económica de esta nación.

El 3er Encuentro Mundial de Escultismo y Acciones Humanitarias, del que hice parte como representante de Colombia, fue de un altísimo nivel. Los conferencistas provenían, entre otras, de la Secretaría General de la Organización Mundial de la Salud, de la Media Luna Roja (Cruz Roja Árabe), de la UNICEF, y de la Organización Mundial del Movimiento Scout (OMMS), con delegados de la Oficina Scout Árabe y de la oficina Scout Mundial, el suizo Luc Panissod, Secretario General de la OMMS, también se hizo presente con una importante intervención.

El Patrocinador del Evento fue el Sultán de Sharjah, Dr. Bin Mohamed Al-Qassimi (Presidente Honorario de los Scouts Emiratís), quien en la ceremonia inaugural nos recordó que como Scouts y como jóvenes tenemos el deber de trabajar por un mundo mejor.

Paralelo a los talleres académicos del evento, hubo también espacio para conocer las maravillas de los Emiratos Árabes.

Visitamos Dubai, capital turística, su hotel en forma de Bela, único en el mundo con 7 estrellas, las islas artificiales. Abú Dhabi, capital política, sede del Consejo Consultor (especie de Congreso) y de la Oficina del Comité de Gobierno, conformado por los Sultanes de los 7 Emiratos, presididos por el de Abú Dhabi. La isla, Abü al Abyad, capital ecológica, el Santuario de Flora y Fauna y el Country Club. Finalmente, la ciudad de Sharjah, sede del evento y capital cultural y comercial, sede de la Universidad de Sharjah y de la Americana de Sharjah, de los Museos de Arte e Historia Universal y de varios centros comerciales, donde el regateo es norma general.

 

Los Emiratos Árabes Unidos son una federación enigmática, como lo son todas las naciones árabes. Su idioma, su historia, su religión, su cosmovisión, su hospitalidad y servicialidad.

Con los esfuerzos que llevaron a cabo, los Scouts Emiratís consiguieron confirmar una vez más el ideal de Fraternidad Mundial ideado por nuestro fundador, Baden-Powell.

160 jóvenes provenientes de 98 países trabajando por un ideal común:

¡Construir un Mundo Mejor!

Esta es una experiencia que sólo el Escultismo puede ofrecer.